De Flores a Semuc Champey

0
1832
Día 6 – Traslado Flores – Semuc Champey

Nos quedaba un largo día de trayecto para llegar a una de las maravillas de Guatemala, Semuc Champey. Con algo de retraso y pasadas las 08.00 h. nos pasó a recoger la furgoneta por nuestro ghesthouse en Flores. Nos quedaban 8 horas de carretera, excepto el último trayecto (no corto precisamente) que no sabría como definirlo: camino, tierra, piedras, barro, baches, agujeros, botes…

Parece ser que el precio que pagamos por la furgoneta no incluía aire acondicionado, esta iba a tope y con el calor que hacía… sobrevivir sería toda una hazaña, así que pusimos un par de euros al cambio cada uno y aire acondicionado a tope. Luego acabamos todos poco menos que con bufandas, en fin…

El trayecto hasta Cobán, donde paramos a comer, fue tranquilo exceptuando las curvas. Ahora nos quedaba ir hasta Lanquín y aquí la cosa se empezó a complicar. Cuando quedaban unos 15-20 km para llegar a Lanquín el asfalto se esfumó, el último tramo era un camino lleno de agujeros, barro y botes. La furgoneta no iba a más de 10 km/h por lo que aquello se hizo interminable. Por fin llegamos a Lanquín donde nos estaban esperando los 4×4 para llevarnos al que sería nuestro alojamiento las dos próximas noches, Hostal El Portal. Viendo como era la carretera hasta Lanquín y viendo que el traslado al hostal se hacía en 4×4, miedito, miedito… Nos quedaban otros 15-20 km hasta el hostal que se encontraba a la entrada de Semuc Champey. Aquello ya no sabría como definirlo, porque no era ni un camino.

Nos subimos de pie en la parte de atrás del 4×4 junto a nuestras mochilas y monte arriba que nos fuimos. Ya era de noche, empezó a diluviar y allí estábamos agarrándonos a las barras del 4×4 como si nos fuese la vida en ello, la mojadura ya era otro tema. En la furgoneta por lo menos íbamos sentados dentro, aquí nos pasamos una hora y media a oscuras, monte arriba, con unos meneos que no salimos disparados un par de veces de milagro. Agarrados a aquellas barras como un bebé mono a su madre llegamos al hostal, por fin.

Fuimos a ver si nos pagaban por aquello pero no hubo manera de cobrar nada, es más había que pagar por el trayecto, anda que… Tras un largo día nos dimos una ducha y nos fuimos a cenar. Era la hora de dormir, estábamos derrotados… Os dejamos unas fotos del hostal que hicimos al día siguiente:

Hostal El Portal, Semuc Champey  Hostal El Portal, Semuc Champey

Compartir
Artículo anteriorTikal
Artículo siguienteDescuento de hasta $200 en hoteles

Dejar respuesta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.